Tango IV

Tango - S/F

Letra: Gregorio Ayala
Música: Gregorio Ayala

Cuando el alma ya cansada,
de mi cuerpo se separe
y me lleven a enterrar.
Quiero, tango, que tus notas,
melancólicas y tristes
me acompañen al marchar.

Fuiste amigo y camarada,
de mi vida escandalosa
y mi afán de garufear.
No hubo farras ni milongas,
donde no se enseñorearan
los compases del gotán.

Tango, sos alma del pueblo
canción del arrabal,
carne sos del conventillo
flor del vicio, flor del mal.
El rey sos de la milonga
de sensual y dormilón,
tango, sos como un lamento
que llega al corazón.

Ahora que la muerte acecha,
y cercano está el momento
de que acabe mi sufrir.
Quiero, tango, que tus notas,
melancólicas y tristes
me acompañen al partir.

Suena tango y no me dejes,
tango amigo y cadencioso
que no volveré a escuchar.
Este viaje no se hace,
con boleto de ida y vuelta
de allá no se vuelve más.